Hay ciudades que gustan Otras que encantan, pero hay otras de las que sencillamente te enamoran De sólo pensar en Oporto, mi mente se deleita, mi boca hace agua y mi ...